Una jornada recordará la restauración de la ermita de Las Virtudes de La Nava

La ermita de las Virtudes va a ser de nuevo protagonista en la vida social y cultural de La Nava

Descargar Pdf

El Ayuntamiento ha impulsado una jornada que se celebrará el próximo domingo 10 de octubre y que se centrará en recordar la rehabilitación de este emblemático edificio. Como ponentes y referentes principales del acto estarán el arqueólogo Eduardo Romero Bomba y el historiador del arte y restaurador Jesús Mendoza.

La recepción de los asistentes tendrá lugar a las 11.00 horas, habrá una presentación al mediodía y le seguirá una ponencia arqueológica a las 12.30 horas, una mesa redonda que debatirá sobre las singularidades en las obras de restauración del templo. El Consistorio informa de que el aforo será limitado por las  condiciones sanitarias y que habrá que inscribirse  previamente en el correo ayuntamiento@lanava.es. Al término de las charlas se ofrecerá un aperitivo en el Edificio Mirador que se ubica en el recinto patrimonial de la ermita.

El objetivo es reiterar la importancia que este lugar tiene para la población, así como valorar los trabajos que hicieron posible su recuperación para el disfrute público. Hasta hace unos quince años, el templo se había convertido en una explotación agropecuaria que instaló cuadras para el ganado desde hacía décadas.

La denuncia de las asociaciones culturales y la persistencia de las instituciones consiguieron revertir ese uso y adquirir el edificio. En torno a 2012 finalizaron los trabajos de restauración, que dieron como resultado un espléndido equipamiento público y la recuperación definitiva de uno de los pilares de la romería que se celebraba desde hacía siglos. Papel principal en esta lucha tuvieron vecinos como Servando Valiente, impulsor de la Asociación Cultural Múrtiga, y Francisco Fernández, el alcalde que convirtió el sueño de todos en una  realidad.

La ermita de las Virtudes es un edificio fundamental para la población de La Nava, y para toda la comarca serrana en general, ya que responde a la tipología de templos mudéjares rurales con arcos transversales, siendo la única en la provincia que presenta tres naves. Está situado en un lugar de peregrinación de todos los pueblos de la comarca de la Sierra y otros más lejanos, incluso de Portugal, desde hace más de 700 años, pues ya a finales del siglo XIII existen documentos que acreditan la antigüedad de dicha peregrinación, hasta que en 1819 el arzobispo de Sevilla manda trasladar la imagen a la parroquia de La Nava y cerrar la ermita. Prácticamente toda la Sierra y algunos pueblos de Portugal participaban en la romería de antaño, cuyo patrimonio siguió enriqueciéndose con construcciones cercanas, como el humilladero del Cristo de los Caminantes, construido en 1495, según las investigaciones del recordado Servando Valiente.

Los trabajos se centraron en la reparación de los numerosos desperfectos que presentaba por el paso del tiempo y el abandono, así como en la dotación de instalaciones suficientes para desempeñar las actividades propias de un edificio de pública concurrencia, dotándolo de estabilidad, estanqueidad y ornato propio.

Todo el conjunto era digno de ser recuperado ya que en los alrededores se pueden observar las ruinas que aún quedan de la posible ubicación del poblado romano de La Nava, habiéndose localizado restos constructivos de esa etapa histórica, como tégulas y ladrillos, así como cerámica y monedas. Se puede asimismo pasear por las piedras de la calzada que une Ayamonte con Mérida y que aún se mantienen en el lugar que hace más de 2.000 años le asignaron. Sus paredes exteriores, su antiguo umbral de entrada, en realidad un ara funeraria romana del siglo I con importantes inscripciones, y las impresionantes pinturas al fresco de la cúpula del ábside, que fueron restauradas con maestría por Jesús Mendoza, refuerzan la importancia arquitectónica e histórica de este edificio.

Fuente: Diario de Huelva. Texto. Antonio Tristancho